Receta de caldo de huesos

¿Caldo de huesos?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Porque así lo pidieron, vamos a ver a más detalle en el tema del caldo de huesos.

Viendo que más gente quería información sobre ¿Qué huesos se usan? Y alguna receta, aquí respondemos sus inquietudes.

Los mejores huesos para usar en el caldo, son, primero que nada, los de animales criados de forma más orgánica, pastoreados y alimentados con pasto son la mejor opción.

Estos huesos son más ricos en nutrientes y provienen de animales mucho más sanos. Criados en un ambiente con la menor cantidad de toxinas posible.

Los mejores huesos para el caldo serían los de:

  • De ternera: nudillos, articulaciones, pies y huesos de médula.
  • El pie de una ternera o de vaca son ricos en cartílago.
  • Los huesos del cuello son buenos.
  • Se puede agregar un pie de cerdo rico en cartílago a cualquier receta de caldo sin afectar el sabor.
  • Huesos carnosos como rabo de toro, espiga y costillas cortas agregan mucho sabor al caldo de huesos.
  • Usa la carcasa, el cuello, la espalda y los pies de pollo o pavo. Los pies de pollo son la mejor fuente de gelatina.
  • Agrega alas y muslos adicionales al caldo de pollo o pavo.

No es una decisión tan difícil y casi todos los huesos sirven 🙂

Entonces ¿cómo se prepara?

Ingredientes

2kg de médula de vaca y huesos de nudillo

1kg de huesos carnosos (como costillas cortas)

1/2 taza de vinagre de sidra de manzana

3 tallos de apio, cortados a la mitad

3 zanahorias, cortadas a la mitad

4/4 de agua filtrada

3 cebollas

1 Puñado de perejil fresco

Sal marina

Instrucciones

  1. Coloca los huesos en una olla o un recipiente de barro, agrega el vinagre de sidra de manzana, agua, y deja reposar la mezcla durante 1 hora para que el vinagre pueda filtrar el mineral de los huesos.
  2. Agrega más agua si es necesario para cubrir los huesos.
  3. Agrega las verduras a punto de ebullición y desecha la espuma de la parte superior.
  4. Baja a fuego lento, tapa y cocine durante 24-72 horas (si no te sientes cómod@ dejando la olla a fuego lento toda la noche, apaga el fuego y déjelo reposar toda la noche, luego vuelve a encenderlo y déjalo hervir a fuego lento todo el día siguiente).
  5. Durante los últimos 10 minutos de cocción, agrega un puñado de perejil fresco para darle sabor y minerales.
  6. Deja que el caldo se enfríe y cuele, asegurándote de que toda la médula salga de los huesos y esté dentro del caldo.
  7. Agrega sal marina al gusto y come el caldo tal como está o guárdalo en el refrigerador de 5 a 7 días o en congelador hasta 6 meses para usarlo en sopas o guisos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete y recibe el mejor contenido semanalmente!

Obtén tu Recetario completemente ¡GRATIS!

¡Conoce a los ganadores del concurso Slimmer 2018!