por qué tengo sobre peso

¿Por qué la gente tiene sobrepeso?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Todo el mundo conoce a algunas personas que pueden comer helado, pastel, y cualquier otra cosa que quieran y aún así no tienen sobrepeso.

En el otro lado están las personas que parecen aumentar de peso sin importar lo poco que coman.

¿Por qué? ¿Cuáles son las causas de la obesidad? ¿Qué le permite a una persona mantenerse delgada sin esfuerzo?

Dietas para bajar de peso

En un nivel muy simple, tu peso depende del número de calorías que consumes y cuántas quemas.

Pero cada uno de estos factores está influenciado por una combinación de genes y lo que comes.

Ambos pueden afectar tu fisiología (como la rapidez con la que quema calorías) así como tu comportamiento.

La interacción entre todos estos factores comienza en el momento de tu concepción y continúa a lo largo de tu vida.

La ecuación calórica

El balance de calorías almacenadas y quemadas depende de tu constitución genética y tu nivel de actividad física.

Al quemar constantemente todas las calorías que consumes en el transcurso de un día, mantendrás tu peso.

Si consume más energía (calorías) de la que gastas, aumentarás de peso. El exceso de calorías se almacena en todo el cuerpo en forma de grasa.

Tu cuerpo almacena esta grasa dentro de células grasas especializadas (tejido adiposo).

Ya sea agrandando las células grasas, que siempre están presentes en el cuerpo, o creando más de ellas.

Al disminuir tu consumo de alimentos y al consumir menos calorías de las que quema, o si haces más ejercicio y quemas más calorías.

Tu cuerpo reducirá algunas de sus reservas de grasa. Cuando esto sucede, las células grasas se encogen, junto con la cintura.

Influencias genéticas

Hasta la fecha, más de 400 genes diferentes han sido implicados en las causas del sobrepeso o la obesidad.

Los genes contribuyen a las causas de la obesidad de muchas maneras, afectando el apetito o la sensación de saciedad.

La distribución de la grasa corporal y la tendencia a usar la comida como una forma de lidiar con el estrés.

La fuerza de la influencia genética en los trastornos de peso varía bastante de una persona a otra. 

Las investigaciones sugieren que para algunas personas, los genes representan sólo el 25% de la predisposición a tener sobrepeso.

Mientras que para otras la influencia genética es de hasta el 70% al 80%.

Tener una idea aproximada de la importancia que tienen los genes en su peso puede ser útil para tratar sus problemas de peso.

¿Cuánto de tu peso depende de tus genes?

Los genes son probablemente un contribuyente significativo a tu obesidad si tiene la mayoría o todas las siguientes características:

Has tenido sobrepeso la mayor parte de tu vida.

Uno o ambos de tus padres o varios otros parientes sanguíneos tienen un sobrepeso significativo.

Si ambos padres tienen obesidad, tu probabilidad de desarrollar obesidad es de hasta el 80%.

No podrás perder peso incluso cuando aumenta tu actividad física y te atienes a una dieta baja en calorías durante muchos meses.

¿Qué son los genes ahorradores?

Cuando la presa escapó o las cosechas fallaron, ¿cómo sobrevivieron nuestros antepasados?

Aquellos que podían almacenar grasa corporal para vivir durante los tiempos de vacas flacas vivían, y aquellos que no podían, perecieron.

Esta adaptación evolutiva explica por qué la mayoría de los humanos modernos -alrededor del 85% de nosotros-.

Llevan los llamados genes ahorradores, que nos ayudan a conservar energía y almacenar grasa.

Hoy, por supuesto, estos genes ahorradores son una maldición más que una bendición.

Por qué tengo sobre peso

No sólo tenemos comida disponible casi las 24 horas del día, ¡ni siquiera tenemos que cazarla o cosecharla!

En contraste, las personas con una fuerte predisposición genética a la obesidad podrían no ser capaces de perder peso con las formas usuales de dieta y terapia de ejercicio.

Incluso si pierden peso, es menos probable que mantengan la pérdida de peso.

Para las personas con una predisposición genética muy fuerte, la pura fuerza de voluntad es ineficaz para contrarrestar su tendencia a tener sobrepeso.

Típicamente, estas personas pueden mantener la pérdida de peso sólo bajo la supervisión de un médico.

También son los más propensos a requerir medicamentos para bajar de peso o cirugía.

La prevalencia de la obesidad entre los adultos en los Estados Unidos ha ido en aumento desde la década de 1970.

Los genes por sí solos no pueden explicar un aumento tan rápido. 

Aunque la predisposición genética al sobrepeso varía ampliamente de una persona a otra, el aumento del índice de masa corporal parece ser casi universal y afecta a todos los grupos demográficos.

Estos hallazgos subrayan la importancia de los cambios en nuestro entorno que contribuyen a la epidemia de sobrepeso y obesidad.

El factor alimentación como una de las causas de la obesidad

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), los estadounidenses están comiendo más calorías en promedio que en la década de 1970.

Entre 1971 y 2000, el hombre promedio agregó 168 calorías a su tarifa diaria, mientras que la mujer promedio agregó 335 calorías al día.

¿Qué está impulsando esta tendencia? Los expertos dicen que es una combinación de mayor disponibilidad a porciones más grandes.

Prácticamente a donde quiera que vayamos – centros comerciales, estadios deportivos, cines – la comida está fácilmente disponible.

Puedes comprar bocadillos o comidas en paradas de descanso al borde de la carretera o tiendas de conveniencia las 24 horas.

Los estadounidenses están gastando mucho más en alimentos de comida rápida:

Hoy en día, el tamaño de las porciones ha aumentado, una tendencia que se ha extendido a muchos otros alimentos.

Una sola comida “súper grande” puede contener de 1,500 a 2,000 calorías – todas las calorías que la mayoría de la gente necesita durante un día entero.

El estrés y cuestiones conexas

El estrés es un hilo conductor común que entrelaza estos factores.

Las presiones del tiempo -ya sea para la escuela, el trabajo o las obligaciones familiares- a menudo llevan a la gente a comer a la carrera y a sacrificar el sueño.

Lo que puede contribuir al aumento de peso.

Algunos investigadores también piensan que el mero hecho de comer irregularmente puede ser otra de las causas de la obesidad.

Por qué no puedo bajar de peso

Los patrones irregulares de alimentación pueden alterar la eficacia de estas señales de una manera que promueve la obesidad.

De manera similar, las investigaciones muestran que cuanto menos duermes, más probable es que aumente de peso.

La falta de sueño tiende a interrumpir las hormonas que controlan el hambre y el apetito y podría ser otra de las causas de la obesidad. 

El estrés y la falta de sueño están estrechamente relacionados con el apetito.

Como puede atestiguar cualquiera que se haya atiborrado de galletas o papas fritas cuando se siente ansioso o triste.

Si quieres más información sobre temas de nutrición y salud, o necesitas una asesoría para encontrar el plan alimenticio más saludable que te ayude a bajar de peso, haz clic aquí.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete y recibe el mejor contenido semanalmente!

Obtén tu Recetario completemente ¡GRATIS!

¡Conoce a los ganadores del concurso Slimmer 2018!