El yogurt griego

Beneficios de incluir yogurt griego en tu dieta

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Normalmente, los profesionales de la nutrición eliminan los lácteos de los programas de alimentación de sus pacientes por los niveles de azúcares y grasas que contienen, además de las dificultades del organismo para metabolizarlos. Sin embargo, el yogurt griego es el único que sugieren ampliamente. Incluso para pacientes que buscan mantener la figura o bajar de peso.

El yogurt griego tiene una amplia variedad de beneficios que te servirán para verte bien y sentirte mejor todos los días.

Diferencias del yogurt

A diferencia del yogurt tradicional, el griego pasa por un proceso de filtrado para eliminar el suero de leche. Esto produce una textura diferente, además de reducir las cantidades de azúcar y sodio.

Bajo en azúcar

Este tipo de yogurt puede ofrecer hasta un 40% menos que los yogurts tradicionales, por lo que verás mejores resultados para controlar la ingesta de carbohidratos.

El sabor del yogurt griego suele ser más ácido por los niveles bajos de azúcar y puede resultar desagradable para algunas personas al principio.

Bajo en sodio

En promedio, el yogurt griego contiene 38% menos sodio que el tradicional.

Alto contenido de proteínas

El yogurt griego cuenta con el doble de proteína que los tradicionales. Esto genera una mayor sensación de saciedad de duración prolongada, lo que provoca que nos mantengamos lejos de los snacks poco saludables.

Por el mismo motivo, podemos encontrarlo en las dietas de los pacientes que buscan incrementar su masa muscular.

Mejor digestión

El intestino aloja una gran cantidad de bacterias y este estilo de yogurt proporciona bacterias saludables llamadas probióticos. Estas promueven el equilibrio de bacterias beneficiosas y evita el desarrollo de las perjudiciales.

El consumo de probióticos es útil para las personas que padecen del síndrome de intestino irritable, enfermedades intestinales y colitis ulcerosa.

Lactosa reducida

El yogurt griego proporciona, en una taza de 6 onzas, solo 4 gramos de lactosa. Es decir, contiene la tercera parte de la cantidad recomendada para intolerantes a la lactosa.

Controla la presión arterial

El yogurt griego es una fuente rica en calciomagnesio y potasio, por lo que ayuda a reducir la presión arterial alta. Estas sustancias también son fundamentales para el funcionamiento correcto de nuestro organismo y para mantener huesos fuertes y saludables.

El mercado ofrece cada vez más opciones para consumir este producto que tiene grandes beneficios para la salud y la sensación de bienestar.

¡Inclúyelo en tu dieta y cuéntanos cómo te sientes!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete y recibe el mejor contenido semanalmente!

Obtén tu Recetario completemente ¡GRATIS!

¡Conoce a los ganadores del concurso Slimmer 2018!