Tips de salud

30 días para mejorar tu salud sin dietas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Mejorar tu salud es un asunto de vital importancia. Es un asunto del que deberíamos tener conciencia desde que somos niños. Debería ser algo que se enseñe desde el lecho familiar.

Desgraciadamente, se ha perdido la cultura que nos recuerde o nos impulsa a cuidarnos y la mayoría decide empezar a cuidarse hasta que es demasiado tarde.

¿Para qué esperar a enfermarse? ¿Hace cuánto que no te tomas un tiempo para pensar en tu cuerpo?

Mucha gente cree que cuidar de la salud tiene que ver con rigurosas dietas y sacrificios. Pero no saben que el cuidarse, que el amarse, es un estilo de vida.

En fin, nunca es tarde para empezar a cuidar o a querer mejorar la salud. Aun cuando no sufras de ninguna condición específica. Lo que quieres, es justamente prevenir una situación de este tipo.

Es por eso que hoy voy a darte 10 sencillos consejos, sin tener que pasar por rigurosas dietas, que generalmente te va a hacer sentir peor. Prueba esto 1 mes y verás como pierdes peso.

Tips

  1. Limpia el refri  y la alacena

Es el momento indicado para sacar todos esos alimentos que no necesitas. Tales como harinas extras y alimentos con gran contenido calórico, bebidas carbonatadas y sobre todo, elimina alimentos procesados de la lista de lo que piensas comer pronto.

Además es una buena oportunidad para limpiar tanto el refrigerador como la alacena e incluso deshacerse de algunos alimentos caducados y olvidados generalmente al fondo en el rincón.

Si es necesario, limpia cada rincón en el que pueda haber alimentos que tu cuerpo no necesite.

No se trata de sufrir ni de dietas complicadas. Solo se trata de darle al cuerpo más seguido, lo que debería de estar consumiendo regularmente, para mantenerse en equilibrio y perfecta salud.

Alimentos que tu cuerpo necesita

El cuerpo necesita diversos nutrientes, vitaminas y minerales que son más benéficos para el cuerpo cuando provienen de alguna fuente natural. Como lo son los productos vegetales, las frutas, las legumbres, las nueces y los granos enteros.

La forma más sana y lógica de conseguir todo lo que nuestro cuerpo necesita, justo proviene de la tierra, de nuestro hábitat. No diferimos tanto de otras especies animales, solo que nosotros al ser omnívoros, tenemos la opción y la necesidad de consumir ambos productos.

Desafortunadamente en la comida procesada no vas a encontrar muchos nutrientes. Solo podrás encontrar calorías excesivas, junto con grasas y azúcares refinado. Lo cual significa, más ingredientes procesados, los cuales solo te guían a una zona de peligro que puede terminar en el hospital.

Además el comer más vegetales y verduras te hará sentir revitalizado, lleno de energía y notarás como estas menos cansado a lo largo del día.

Te ayudará realmente a mejorar muchas condiciones en tu cuerpo, que quizás nunca te has detenido a atender por que piensas que no es de mucha importancia. Sin embargo el daño llega con la constancia del consumo de los alimentos y de las facilidades que le proveemos al cuerpo.

Los vegetales te van a proveer de todos esos nutrientes que tu cuerpo necesita además de ayudarte a mejorar tu salud.

Prueba balancear más tus comidas y poner atención en lo que comes y verás los grandiosos resultados en tan solo un mes.

  1. Come de acuerdo a un plan alimenticio personalizado

Es muy importante darnos cuenta, de cuan especiales somos y que a pesar de que seamos una misma raza, cada cuerpo tiene sus necesidades y sensibilidades particulares. Por eso es muy importante que te conozcas lo suficiente como para darle a tu cuerpo justo lo que necesita.

Por ejemplo:

El cuerpo de una mujer activa de 32 años con empleo y familia, no tiene la mismas necesidades que el de un atleta o la de un adulto mayor.

Debes de estar consciente de muchos factores particulares en tu entorno, que te indiquen lo que hoy por hoy tu cuerpo requiere.

Sin embargo, a veces no estamos lo suficientemente informados al respecto y en esos casos lo mejor es acudir con un profesional de la salud. Alguien con la experiencia, el respaldo y el conocimiento científico suficiente para calcular y tratar lo que tu cuerpo necesita.

Pero como estas a prueba y vas a ver lo que pasa en este mes, lo que yo sigo recomendando ampliamente es que intentes ser más natural y mesurado con tu alimentación. Intenta alejar todo lo procesado, lo congelado y lo sintético, ya que contiene muchas toxinas. Se ha comprobado que al consumir dichos productos diaria o constantemente, no solo el cuerpo se vuelve propenso a múltiples enfermedades, es evidente el aumento de talla. E inclusive, con el exceso de grasa física, se facilita la creación te tumores, tanto benignos como malignos.

Frutas, verduras y grasas buenas, vitaminas y minerales. Todo te lo pueden proveer los productos naturales.

También recomiendo que no excedas tu consumo de carnes rojas, ya que a veces vienen con un alto contenido de grasa. La cual a veces no es tan sana como otra clase de grasas  más sanas.

La carne roja también resulta ser uno de los alimentos más difíciles de digerir para el cuerpo. Prueba con carnes blancas, de preferencia pescados. Pero el pollo y el pavo también son ricas opciones. Además del huevo y las proteínas encontradas en gran variedad de granos, nueces y semillas.

  1. Busca solo el azúcar natural

Es decir, el azúcar proveniente de las frutas, ya que es una buena forma de recibir carbohidratos naturales y no dañinas para el cuerpo. Algunas más bajas en calorías que otras, además de mucha fibra, vitaminas, minerales y vastos nutrientes que contienen las frutas.

Intenta endulzar tu desayuno con frutas que previamente puedas congelar, no es tan malo si las compras congeladas.

Prueba con aguas de frutas naturales, para disfrutar en familia, en vez de las bebidas carbonatadas, que suelen venir con más de 16 cucharadas de jarabe de maíz (también procesado).

También es una buena forma de disfrutar de snacks que, por el bajo contenido en grasa de algunas frutas, realmente, solo te proveerán de energía y te ayudaran a evitar esos antojos de algo más calórico.

  1. Mantén un balance en tu consumo de macronutrientes

Para empezar: Los macronutrientes son, como su nombre lo dice, nutrientes básicos que el cuerpo necesita consumir diaria y constantemente, es decir, en las 5 comidas diarias. Y si, dije 5 comidas, ya que es mejor comer constantemente, pero en porciones moderadas, para que el metabolismo en tu cuerpo se mantenga activo, pero sin sobre esforzarse como al mandarle una comida más pesada.

Muchas personas suelen tener un problema con su consumo de macronutrientes, ya que por lo general abusan o se privan del consumo, lo que puede traer complicaciones de salud, es obvio, ya que el cuerpo empieza a manifestar en enfermedad, sus deficiencias, es un grito de ayuda, escúchate.

La mayoría de la gente, es funcional cuando consume de un 10  a un 15% de grasa; un 70% de carbohidratos (de vegetales, granos enteros, verduras y frutas, NO de azúcar refinada o procesada); y de un 30 a un 40% de proteína muchas veces el cerebro confunde las señales de sed, con hambres es sed?

Recuerda lo mencionado previamente, cada cuerpo es diferente, es por eso que debes prestarte atención y conocerte lo más a fondo posible.

  1. Hidrátate

El 75% de nuestro cuerpo es agua, fluidos, es por eso que el cuerpo requiere de estar correctamente hidratado.

¿Sabías que muchas de las veces que tienes hambre, lo que realmente tienes es sed?

Así es, muchas veces el cerebro confunde las señales de sed, con hambre. Lo cual generalmente nos lleva al consumo de alimentos calóricos o a consumir alimentos que no necesitamos, pero que están más a la mano que una fruta o un vegetal.

También el cuerpo suele enviar señales cuando se encuentra falto de hidratación:

  • Dolor de cabeza.
  • Mareo.
  • Mal humor.
  • Boca seca o sin saliva.
  • Labios resecos y pálidos.

Lo recomendable es beber de 1.5 a 2 l de agua al día. Pero debido a nuestro tipo de alimentación con un sobre exceso de sodio, carbohidratos y otras toxinas que vienen en la comida procesada, lo que yo recogiendo es que si llevas ese tipo de alimentación, sedentaria y descuidada, al menos, bebas de 2.5 a 3 l por día. Y no es válida la excusa de que te molesta ir al baño. Precisamente, gracias a la orina, estarás eliminando toxinas y el exceso de sodio y otros componentes que no necesitas o que seguro tienes en exceso.

Además si te mantienes constantemente hidratado, tu rendimiento y tu salud mejorarán de forma obvia y natural.

  1. Decídete a moverte hoy

Es típico que acabas de hacer muchos propósitos en año nuevo. Uno de ellos, en la mayoría de los casos, es mejorar la figura y perder esos kilitos de más. Sin embargo es tan famoso el propósito que ya hasta es motivo de burla.

Tu salud no debería de ser motivo de burla.

El posponer la ida al gym, para la siguiente quincena, nunca funciona, ni funcionará. Las palabras se las lleva el viento y las acciones las presentas al momento.

Si quieres mejorar tu salud, necesitas comenzar a moverte. Recuerda que “músculo u órgano que no se utiliza, se muere o se atrofia”.

Porque todos y todo en esta vida necesitamos de  un ‘mantenimiento’ un cuidado y una constancia en el cuidado, para mantenernos en optimas condiciones.

Es por eso que el ejercicio que tu gustes hacer al día es recomendable. Siempre y cuando hagas 30 min diarios o más.

Muévete, estírate, fortalece tu cuerpo y mantenlo firme.

Además el sudor que secretamos cuando hacemos ejercicio, no solo nos ayuda a perder peso, sino a mantenerlo limpio, desintoxicado y sano.

Procura llevar la alimentación y la hidratación adecuada dependiendo de el grado de dificultad y el tipo de actividad física que vayas a realizar.

Te recomiendo comenzar tu día haciendo ejercicio. Está comprobado que te hará rendir mejor en cualquier actividad del día y descansarás mejor por las noches. Estarás más alerta y reaccionaras mejor. Te sentirás lleno de vitalidad, y energía, ya que tu cuerpo te lo estará agradeciendo. Además es una buena hora y es el mejor pretexto para no tener que mover otros tiempos a lo largo del día.

No recomiendo que te ejercites por las noches, ya que esto suele activarte y puede traerte problemas para dormir.

  1. Descansa

Está comprobado que la mayoría de la gente necesita de 8 a 9 h diarias de sueño para descansar correctamente, no solo el cuerpo, sino también la mente.

El descanso es necesario para el funcionamiento optimo y cuerdo del individuo.

Ya que el cuerpo y el cerebro comienzan inclusive a a funcionar de maneras más erróneas y distintas. Empieza  a haber fallas y se corre el riesgo de desarrollar múltiples enfermedades.

Algunas de las consecuencias de no dormir bien son:

  • Obesidad o sobrepeso.
  • Nauseas.
  • Mareo.
  • Confusión mental.
  • Alucinaciones (no necesariamente visuales) o distorsión de la realidad.
  • Temblor de manos y piernas.
  • Debilidad física.
  • Irritabilidad.
  • Impaciencia.
  • Lagunas mentales o mala memoria.
  • Aumento de los niveles de colesterol.
  • Falta de rendimiento.
  • Desmayos.
  • Aumento notorio en el tiempo de reacción.

Incluso se ha llegado a relacionar el padecimiento de Diabetes con un manejo incorrecto de las horas de sueño.

Así como tu trabajo y tus metas son de vital importancia, también los son los descansos, el sueño y los momentos simples para meditar o relajarse.

No tomes a la ligera tu calidad de sueño y veras como rendirás mejor en el día además de tener un humor muy positivo y mucha energía y más buenas ideas.

  1. Organiza tu vida

La mayoría de la gente vive al día. Esta vez no me refiero al aspecto económico, sino al aspecto personal, al manejo de horarios y a la administración de nuestro tiempo.

Mucha gente no se toma el tiempo de escribir los pendientes o los planes en una agenda. Dicen tenerlo todo en la mente, sin embargo en muchas ocasiones han olvidado fechas o citas muy importantes.

Realmente es simple, solo necesitas un poco más de orden en tu vida.

Ponte horarios para hacer tus actividades y divide tus tiempos en prioridades.

No se trata de ponerte reglas que seguir, sino de organizarte para tener tiempo para todo y sentirte más tranquilo.

Esta comprobado que las personas que llevan una agenda o una vida más organizadas son personas con mucho menos estrés que el resto.

Además de que el estrés es un factor muy importante que puede llegar a afectar tu salud seriamente.

Algunas de las consecuencias del estrés son:

  • Lentifica el metabolismo, más probabilidades de subir de peso.
  • Afecta la calidad de sueño.
  • Aumenta el deseo por alimentos calóricos.
  • Afecta los niveles de presión.
  • Afecta la vida emocional y personal de la gente y su entorno.

Si quieres mejorar tu salud, respeta tus horas de sueño y procura que sean horas continuas y que no sea de madrugada, ya que las horas de sueño perdidas, realmente no se recuperan. Es por eso que es tan dañino para el cuerpo  y otras áreas de nuestras vidas.

Así que, dulces sueños.

  1. Toma suplementos de vez en cuando

Realmente si gozaras de una salud óptima no seria necesario. Aun así, el cuerpo necesita ciertos suplementos vitamínicos, los cuales no se encuentran tan fácilmente en los alimentos. O si su consumo no es suficiente para las dosis que requerimos diariamente.

Si eres vegetariano o vegano, no hay opción. Debes vivir con suplementos vitamínicos, ya que te estas privando de alimentos que son fuentes grandes de proteína entre otros nutrientes. Sobre todo Vitamina B12, ya que por más alimentos que consumas, no serás capaz de cubrir tu rango necesario de consumo. Esto es de vital importancia para que tu cuerpo transforme las calorías en energía y para tener músculos y huesos sanos. Además de un sistema inmune fuerte y evitar enfermarse seguido.

Hoy en día, también volviendo al tema de la comida chatarra o procesada. Ya que la consumimos muy seguido debemos de estar consientes que no nos va a proveer de nutrientes o vitaminas necesaria. Esa es otra razón para tomar suplementos vitamínicos.

También muchos de nosotros requerimos tomar a diario Vitamina D3, ya que es otra vitamina necesaria que no es suficiente aun hallándola en algunas comidas.

El sol también resulta ser una buena fuente proveedora de vitamina D. Sin embargo, debido al alto consumo de comidas procesadas, muchos cuerpos no pueden procesar correctamente la absorción de vitamina D a través de la piel. Así que es necesario tener periodos en los que tomemos esta vitamina. La cual nos ayuda sobre todo a mantener huesos fuertes, aun en las etapas de edad más difíciles.

Otros productos que recomiendo consumir son los probióticos, los cuales, generalmente son bebibles (procura conseguir el producto más adecuado a tu estilo de vida). Recuerda que algunos productos vienen innecesariamente o excesivamente endulzados. Estos productos pueden ayudar a mejorar el funcionamiento de tu sistema digestivo y así evitar el transito pesado, mal humor e inflamación.

  1. Aprende a disfrutar tu nuevo estilo de vida

Recuerda que esto no es una dieta ni un régimen forzoso. Es un nuevo y mejorado estilo de vida. Es una decisión que tomaste libremente, ya que quieres tener una mejor calidad de vida, tener más energía y por supuesto, lucir mejor, para ti y quizás para esa persona especial.

Llevar una vida saludable en estos tiempos en los que existen tantos productos y alimentos engañosos, en los que nos ponen en frente comida deliciosa y adictiva, solo por que tiene montones de azúcar que nuestro cuerpo tarde o temprano no procesa, y termina dañándonos, por que nos metemos en rutinas de vida a la que muchas veces no tuvimos elección. Puede muchas veces parecer un reto, puede parecer imposible o hasta injusto.

Pero si hoy tuviste la dicha de abrir los ojos y de querer sentirte mejor en vez de llevar una vida tan pesada, el empezar por ti mismo es un excelente decisión y tienes que aprender a disfrutar el ser esta persona mejorada que tanto deseabas ser. Tienes que exprimirle todo el potencial y contagiar a tus seres queridos de amor propio.

Si hoy estas decidiendo cuidarte, créeme que vas por buen camino y que aunque los primeros pasos sean un poco complicados y parezcan un reto casi invencible, tu puedes. Esta en tu naturaleza y tu cuerpo te lo pide.

Sigue tu camino, vas a notar los resultados y esa va a ser tu mayor motivación, el sentirte y el verte cada vez mejor.

En busca de felicidad

En esta vida estamos para buscar la felicidad y para vivir felices en un tiempo presente. Parte de ser feliz y de estar bien contigo mismo implica el gozar de buena salud. El cuidarse y amarse.

Estos son mis mejores consejos si quieres experimentar un estilo de vida mejor. Un estilo de vida saludable y positivo. Sin ningún riesgo tu puedes tomar tus decisiones.

Recuerda, mientras más te apegues a cada consejo, mejores resultados obtendrás e inclusive en menor tiempo.

Si tienes dudas, siempre es recomendable acudir con un profesional de la salud, que se preocupe por ti, que se cuidadoso en el más mínimo detalle, que te de atención personalizada y que sea capaz de hacer un plan alimenticio hecho a tu medida.

Todo se puede lograr con suficiente fuerza de voluntad, determinación y un poco de organización.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete y recibe el mejor contenido semanalmente!

Obtén tu Recetario completemente ¡GRATIS!

¡Conoce a los ganadores del concurso Slimmer 2018!