Gabriel -

¡Hola!, me llamo Gabriel López y tengo 30 años de edad.

Conocí a Cambridge a través de una nutrióloga que tenía agregada en Facebook. Ella publicaba varios consejos de nutrición, pero yo dudaba del tratamiento de Cambridge para bajar de peso, porque había tomado ya varios tratamientos que no me habían funcionado.

Además, en internet existen desgraciadamente muchos productos para bajar de peso, que también probé y no me funcionaron.

Sin embargo, y a pesar de mis dudas, tomé la decisión de comenzar el tratamiento de Cambridge.

Llegué a mi primera consulta, mi doctora me explicó el sistema y cómo funcionaba para poder lograr la pérdida de peso, lo comencé y la primera semana bajé 6 kg.

No podría olvidarlo, ni creerlo. Fue algo que me hizo estar feliz con Cambridge, porque fueron Cambridge y la Dra. Vanessa, mi nutrióloga, los que me dieron ese motivo de seguir.

Yo soy chef, entonces imagínense la fuerza de voluntad que tenía que tener para controlar lo que comía, pues todos los días me relaciono todo el tiempo con la comida, y tener que preparar los alimentos y ver las comidas preparadas me daba más ansiedad, pero a través del tiempo los alimentos Cambridge me quitaron el hambre, pues las malteadas, que son reemplazos de alimentos, son llenadoras y sus sabores son deliciosos.

Así que, seguir adelante con la dieta Cambridge cambió mi vida. Por primera vez, sonreí por una meta que yo veía inalcanzable.

Mi vida con obesidad fue horrible. Veía a la gente delgada y sentía tristeza. Sentía que entre más engordaba, la gente me miraba.

Paseaba por los centros comerciales e intentaba entrar a las tiendas de ropa, pero finalmente no lo hacía, pues la ropa no me quedaba y me daba pavor entrar. Me decía: “Así seré siempre, no tengo ya motivos para seguir y cargar con esta gordura”.

Además, mi enfermedad me mermaba. Me había hecho estudios de glucosa, tenía problemas de la piel por exceso de insulina, tenía hígado graso y ácido úrico elevado. Llegué a pesar 135 kg.

A mi corta edad, ya era diabético. Estaba matándome.

Desde niño fui gordito y siempre recibí humillaciones, me hicieron bullying en la escuela y en la carrera universitaria.

Hasta antes de tomar el tratamiento Cambridge me hacían burlas que me hacían llorar, siempre me hacían a un lado, no confiaban en mí, ni en mi trabajo. Llegó un momento en el que quise frenar esta vida, pero no podía.

Tomé una decisión grande de meterme al gimnasio, pero me daba más hambre. Estaba como en un círculo vicioso, del que no podía salir.

En el gimnasio, veía a hombres con cuerpo atlético y delgados, y para mí era horrible entrar al gym porque se me quedaban viendo. Me di cuenta que estuve en depresión y no me aceptaba como era.

Gracias a Dios conocí a la Dra. Vanessa y ella me explicó lo que era Cambridge, me dijo que era un alimento y me explicó cómo funcionaba el tratamiento para bajar de peso.

Sólo en mi primera semana bajé 6 kg y así sucesivamente, cada vez que iba a consulta descubría que había bajado más de peso.

En ese momento sentí que tenía que salvar mi vida y me puse una meta: Seguir bajando cada semana y salir contento de la consulta.

Ahora me preguntan cómo fue que cambié demasiado mi físico y la gente se acerca y me admira el esfuerzo que he hecho por bajar de peso.

Lo increíble es que se me quitó el hambre, salvé mi vida y la volví a recuperar. Gracias a Cambridge bajó mi glucosa, el hígado graso desapareció y también desaparecieron los atracones que me daba a escondidas.

Cambridge es un método que te enseñanza a cambiar y a mejorar hábitos alimenticios y gracias a él logré bajar 40 kg en poco tiempo.

Sinceramente, Cambridge y la Dra. Vanessa me cambiaron totalmente la vida.

Gracias al equipo de “CAMBRIDGE MÉXICO”.

¡Empieza un cambio en tu vida!​

¡Agenda tu asesoría gratis!