Tips para dormir mejor

Porqué te urge tomar una siesta

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Dicen que soy súper dormilona, pero es que si no duermo mis ocho horas diarias, no funciono como debería. No saben la alegría que me dio tomarme con los fabuloso beneficios de tomar siestas.

¡Ya no hay excusas!

Esto es lo que necesitas saber acerca de los beneficios de dormir una siesta

Beneficios

Disminuye los niveles de estrés

Una siesta rápida aporta relajación. Un prestigioso estudio reveló que los niveles de las hormonas de estrés son más bajos en las personas que duermen siesta que en las que no la duermen e, incluso, realizan actividades específicamente dirigidas a relajarse.

Así que tómate un descanso para ayudarte a reducir las tensiones en el trabajo y te dejará fresco, renovado y más concentrado.

Aumenta los estados de alerta y la productividad

Si tiene la oportunidad de dormir una siesta, especialmente después de una mala noche, hazlo. Tras ella, te sentirá más enérgico, y la eficiencia en el trabajo también mejorará mucho.

Los científicos han demostrado que dormir una siesta de algo más de 20 minutos, aunque sea ocho horas después de haberse despertado, es más beneficioso que continuar durmiendo otros 20 minutos por la mañana.

Mejora la memoria y el aprendizaje

La siesta no es solo para los ancianos y bebés. Disfrutada durante el día, puede aumentar la capacidad de aprendizaje.

Esta es, al menos, la conclusión de un nuevo estudio para el que estudiantes universitarios han de detectar sutiles cambios en una imagen a lo largo de cuatro sesiones de prueba realizadas en un solo día. Los resultados arrojados de esta investigación delataron que una siesta puede proteger el uso excesivo de los circuitos neuronales hasta que el cerebro consolide lo que ha aprendido en un proceso concreto.

Es buena para el corazón 

De acuerdo a los investigadores, tomar una siesta a mediodía también puede reducir el riesgo de muerte por enfermedades del corazón, especialmente en hombres jóvenes y sanos.

Un estudio que incluyó a 23.681 personas residentes en Grecia sin historia de enfermedades coronarias, cerebro- vasculares o cáncer, reveló que quien tomaba una siesta de unos 30 minutos al menos tres veces a la semana tenía un 37% menos de posibilidades de morir por una enfermedad de corazón.

Aumenta del funcionamiento cognitivo

Otro estudio, esta vez realizado por investigadores de la Nasa, demostró que una siesta de 30 minutos aumenta las facultades cognitivas aproximadamente un 40%.

Pruebas llevadas a cabo con cerca de mil voluntarios demostraron que las personas que trabajan sin descanso obtuvieron una puntuación más baja en tests de inteligencia. Más importante aún: su capacidad para memorizar y realizar sus labores profesionales disminuyó en comparación con aquellos individuos que durmieron después de la comida.

En concordancia con la labor de la Nasa, estudiantes de Berkeley determinaron que la siesta ha de ser breve, para que resulte más eficaz. Con una siesta de más de 45 minutos, los efectos beneficiosos de la siesta desaparecen. Por lo tanto, la idea es no pasar de los 35 minutos. Este es el tiempo necesario para que el organismo descanse y permita que las neuronas del cerebro se recuperen.

Motiva el ejercicio

Dormir la siesta provoca mayores ganas de hacer deporte. Alrededor del 28% de los adolescentes dicen que están demasiado cansados para hacer ejercicio, debido a la falta de sueño. Un cuerpo descansado, en cambio, garantiza más ejercicios, más rápidos y eficientes.

Estimula la creatividad

El descanso y la relajación no solo son vitales para la salud, también puede potenciar la creatividad. La gente tiende a tener más imaginación tras una noche de buen dormir.

Otros expertos coinciden en que tomar una siesta refresca la mente y puede hacer que las buenas ideas llegaran, aunque sea más tarde. La siesta permite que el cerebro asocie las ideas que quedaron sueltas y abre caminos para una mayor creatividad.

Ayuda a completar los ciclos del sueño

Algunas de las más recientes investigaciones sugieren que una mala noche puede estresar tanto al cuerpo como a la mente.

Investigadores de diversas áreas han descubierto en los últimos años que el cuerpo humano necesita tantas horas de sueño como el cerebro le permite. En otras palabras, si el cerebro está funcionando a plena capacidad, existirá una gran necesidad de dormir.

Según un artículo publicado en la versión online de la revista estadounidense Newsweek, el cerebro necesita un descanso de vez en cuando, y una siesta de 20 o 30 minutos, al parecer, le ayuda a refrescarse y seguir funcionando.

Una breve siesta tiende a eliminar la necesidad de cafeína y aumenta la productividad en el trabajo. También garantiza una reserva de energía para enfrentar mejor el final de la jornada laboral, lo que permite que se puedan realizar otras actividades después del trabajo.

Una idea inspiradora…

En Occidente no es frecuente, pero los japoneses ofrecen desde hace tiempo la posibilidad de dormir la siesta en las oficinas. Grandes empresas como Google, que siempre están innovando y marcando tendencia en lo que a bienestar para sus empleados se refiere, ha sumado una nueva iniciativa para aliviar las 8 horas laborales. Con el fin de seguir siendo la Disneylandia de los trabajos, el gigante de Internet ofrece cabinas para que sus empleados intercalen siestas a lo largo de la jornada laboral. Las nap pods han sido instaladas en la sede central de Google, en California (Estados Unidos). Estas cápsulas del sueño son de la firma Metronaps, están valoradas en 8.000 dólares cada una. El usuario se recuesta, baja una esfera que oscurece y aísla de sonidos externos…¡y a descansar!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete y recibe el mejor contenido semanalmente!

Obtén tu Recetario completemente ¡GRATIS!

¡Conoce a los ganadores del concurso Slimmer 2018!