Alimenta a tus hijos sanamente

Mis hijos no comen bien, ¿qué hago?

Si tus hijos no comen bien te diremos algo. Tu alimentación es el ejemplo que seguirán tus hijos, cuídate y cuídalos.

“¡Ya no sabemos qué hacer para que coma, ¡lo hemos probado todo! Si alguna vez has dicho esto, no dejes de leer.

La hora de la comida es, para muchos padres, una verdadera pesadilla. La mesa se convierte en un campo de batalla donde padres e hijos se enfrentan en un pulso para ver quién ganará: ¿comerá o no comerá? No se trata solamente de una lucha de poderes sino de la verdadera preocupación de los padres por la alimentación de sus hijos y cómo generar buenos hábitos alimenticios.

Estudios

Estudios recientes muestran que la manera como los padres manejemos la situación tendrá mucho que ver con lo que nuestros hijos coman. Es decir que según cómo nos acerquemos a ellos podemos influir positiva o negativamente en sus hábitos alimenticios.

Hoy, te traemos algunas propuestas para generar buenos hábitos alimenticios en los niños…

Propuestas

Nosotros somos su ejemplo: la imitación es el recurso por excelencia que emplean nuestros hijos para saber cómo comportarse… ¿Les enviamos un buen mensaje nutricional a nuestros hijos si no comemos saludablemente? Claro que no… Si queremos que coman verduras, nosotros debemos comerlas.

¿Qué opinan ellos?: si les damos la oportunidad de elegir, saborearán un poco de control que nos beneficia: “¿prefieres pavo o atún?” De esta forma, evitaremos caer en la trampa de preparar platos diferentes para cada miembro de la familia y hacemos ver a nuestros pequeños que su opinión es importante.

Seamos realistas: si deciden no comer y ponen trabas, no te preocupes, que así sea. No van a morir de hambre antes de la próxima comida. Si ellos empiezan a sentir hambre, también empezarán a entender las consecuencias de no comer.

Visión positiva: ¿sabías que nuestros hijos necesitan tener contacto con el nuevo alimento de entre 10 y 15 veces para que este sea aceptado? Ten paciencia y no te rindas. Evita ponerte demasiado eufórico cuando den el paso o sentirte frustrados cuando no. Todo es cuestión de paciencia.

Cada cual, su papel: ¿quién no se ha derretido cuando su pequeño le ha puesto una carita dulce para pedirle un croissant? A pesar de ello, debemos tener presente que una de nuestras metas como padres es que disfruten de una alimentación sana y equilibrada y los productos industriales aportan demasiadas grasas poco beneficiosas. ¿Y si preparamos juntos una merienda saludable y divertida?

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¡Suscríbete al blog!

Recetario de Cocina en Minutos Delicioso y Saludable

Obtén tu Recetario completemente ¡GRATIS!

¡Conoce a los ganadores del concurso Slimmer 2018!