Tips para digestión

11 tips para mejorar la digestión

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Quieres tips para mejorar la digestión? Hoy en día a muchas personas se les hace muy normal el tener que estar yendo a la farmacia de vez en vez a surtirse de medicamentos para lidiar con malestares estomacales, entre otros.

Sin embargo, quiero decirte que si eres de tránsito lento, sufres de reflujo o cualquier otro padecimiento gastrointestinal, por favor no pienses ni por un instante que es algo normal, con lo que debes vivir.

Cuando la gente tiene problemas de mala digestión, no se están dando cuenta de cuan grave puede ser el problema. Ya que el estómago o los intestinos, no son los únicos dañados.

De hecho, el padecer problemas digestivos, puede llevar a tener más problemas de salud.

Si alguna vez has escuchado que algunos piensan con el estómago, no te lo tomes tan literal. Sin embargo, es un hecho que el estomago esta cubierto de receptores y otros conectores especiales. Además también está cubierto por 100 millones de neuronas que ayudan a que podamos digerir de forma correcta. Estas son muchas más neuronas de las que puedes encontrar en la médula espinal.

Nuestro estómago, es parte de un gran sistema conocido como el sistema nervioso entérico. El cual se encarga de enviar y recibir señales, igual que el sistema nervioso. Y lo que no sabes es que estas señales van más allá de la digestión.

De acuerdo con la revista americana de gastroenterología y hepatología, “Gut”, estas señales de las que les hablo, abarcan los procesos de varias funciones como, el fluido local de sangre, transporte de mucosa y secreciones, funciones motoras, endocrinas e inmunológicas.

Imagínate, entonces ya no solo significaría tener un problema en la panza, sino empezar a afectar tu salud de muchas otras formas.

Los problemas digestivos también se asocian a estados de ánimo negativos. Así que si estas buscando la forma de estar de mejor humor, lo que yo te recomiendo es que empieces a cuidar más de tu digestión.

Es por eso que hoy te voy a regalar 11 Tips que te ayudaran a hacer las paces con tu Sistema Digestivo.

Tips para mejorar la digestión

  1. Hidrátate:

Todos sabemos de una forma u otra que es bueno para nuestra salud el mantenernos hidratados. Sin embargo, tal vez ignorabas que el tomar agua te ayudará a mejorar tu sistema digestivo.

Así es, al mantenerte hidratado facilitas el paso y el tránsito de desecho en las vías intestinales. Lo cual significa evitar cualquier clase de problema para ir al baño. No más constipación además de prevenir la aparición de hemorroides.

El agua permite que las cosas fluyan en equilibrio dentro de nuestros cuerpos y facilita algunos procesos. Justamente como el digestivo.

Al no tomar suficiente agua se lentifican todos los procesos y la comida no se aprovecha lo suficiente. Además de quedarse atascada un rato en tu sistema, causando indigestión y mal humor.

Existen estudios que sugieren que el beber agua facilita que los alimentos sean más fáciles de digerir.

  1. Procura consumir los 2 tipos de fibra:

Primero hay que hablar de cuáles son los 2 tipos de fibra, ya que muchas veces no nos cuidamos por simple falta de información.

El consumo diaria de fibra es más importante de lo que te puedes imaginar ya que tenemos que lograr proveer a nuestros cuerpos tanto de suficiente fibra soluble, como suficiente fibra insoluble.

La fibra soluble se encarga de lentificar el proceso digestivo. Manteniéndonos en un estado de saciedad por un poco más de tiempo.

La fibra insoluble se queda intacta mientras pasa por el tracto digestivo. Teniendo la capacidad de proveer la mayor parte de sus nutrientes y mientras a su vez se encarga de llevar agua por los intestinos. Facilitando el paso correcto del desperdicio por el intestino.

Algunos alimentos donde puedes encontrar fibra insoluble son:

  • Arroz Integral
  • Pan integral.
  • Las pieles de las frutas.

Si te encargas de darle a tu cuerpo más alimentos ricos en fibra, inclusive notaras que esos antojitos que de repente te ocurren, causándote ansiedad por comer alimentos con alto contenido calórico como galletas o comida chatarra, se irán y tu forma de alimentación mejorará paulatinamente.

  1. Aumenta tu consumo de magnesio:

Mucha gente no se muestra muy informada o interesada en los beneficios de mantener el organismo con las dosis adecuadas de magnesio. Sin embargo, el magnesio tiene una función muy importante para la digestión. Ya que sin él nuestros cuerpos serían prácticamente incapaces de procesar la comida.

El magnesio activa ciertas encimas que nos ayudan a absorber y usar correctamente las proteínas, los carbohidratos y las grasas que consumimos. Dichas encimas, ayudan a que el sistema pueda dividir la comida en partes mucho más pequeñas y poder digerir mejor.

El comer alimentos rico en magnesio, más seguido, te ayudará a mejorar el tracto digestivo más rápido de lo que imaginas.

  1. Disfruta cada bocado lentamente:

Seguramente, como a todos, alguna vez tu mamá, de pequeño, te dijo que masticaras lenta pero correctamente. Esto no solo era un sermón de madre, tenía una razón de ser y es que cuando se mastica prolongadamente la comida, le facilitamos a nuestro sistema digestivo, la desintegración de los componentes para poder aprovechar los nutrientes de cada bocado.

Además, ¿sabías que el sistema digestivo tarda alrededor de 20 min para enviar la señal de saciedad a tu cerebro? Por ende, si comes a prisa a tu cerebro no le dará tiempo de enviar la señal de saciedad, lo cual significa, más riesgos de subir de peso aceleradamente.

Se realizaron estudios en los que se demostró que los pacientes que masticaban más su comida, absorbían más cantidad de nutrientes, de parte de los alimentos, ya que las partículas pequeñas, se absorben de mejor forma y más rápido, sin causarle tanto esfuerzo al sistema digestivo. Además se mantiene un balance en los niveles de bacterias en el estómago.

Sin embargo, las personas que casi no masticaban su comida y además haciéndolo de manera apresurada, solo lograban absorber una mínima parte de los nutrientes del alimento ingerido, además corrían más riesgos de producir y alimentar bacterias malas y parásitos.

Así que tomate tu tiempo, disfruta, mastica, saborea cada bocado y mejorarás tu estado.

  1. Procura comer en porciones mas reducidas, pero más seguido:

¿Alguna vez has pasado todo el día sin comer y luego has corrido a comer en grandes cantidades y muy rápido, para sentirte después a reventar?

Esto va de la mano con masticar bien la comida, es todo un proceso.

Comer pocas veces y de forma basta ni es bueno para tu digestión ni para tu estilo de vida, si es que quieres llevar uno más saludable, ya que comiendo cada 3 o 4 horas, en menores cantidades, le facilitaras el trabajo a tu sistema y siempre tendrás nutrientes trabajando para que tengas energía todo el tiempo.

  1. Come a tus horas:

Esto sigue siendo parte de los pasos 4 y 5; el llevar un horario de comida, ayuda a que tu cuerpo funcione de manera equilibrada y evita que tengas antojos calóricos repentinos.

El ayuno prolongado es causa de sobre peso y obesidad. Nada es más importante que mantener tu cuerpo y estado de salud en equilibrio.

También ayuda a mantener en equilibrio tus niveles de azúcar y podras tener un mejor rendimiento.

  1. Solo carnes magras:

Como ya habrás comprendido, es mucho más fácil mejorar o tener una buena digestión, facilitándoles las cosas al cuerpo, ya que, en este caso particular del sistema digestivo, mientras menos trabaje, trabaja mejor.

Existen ciertos alimentos que nuestro cuerpo rarda más en digerir, que le resulta particularmente difícil, descomponer el alimento para absorber los nutrientes.

Uno de esos alimentos es la Carne Roja, el cuerpo simplemente requiere de muchísima más energía que otros alimentos y si no te encuentras en un buen estado de salud, corres e riesgo de ni siquiera aprovechar todos los nutrientes de este alimento.

El problema de la carne radica en la grasa, la cual hace el proceso de digestión muy lento. Esta es la razón por lo que solo recomiendo carnes magras y aún así, eso no significa que recomiende el consumo diario de dicho producto.

Existen otros tipos de carnes, como las blancas, las cuales tienen menos contenido de grasa y siguen siendo excelente fuente de proteína y otros nutrientes, las cuales serán mucho más amables con tu sistema.

  1. No olvides tu dosis de probióticos:

Existen en el mercado, algunos yogurts o bebidas altos en probióticos. Sin embargo, suelen tener un exceso de azúcar que simplemente no necesitamos o su consumo excesivo podría tener ciertas consecuencias de aumento de peso.

Los probióticos son bacterias buenas para nuestro sistema digestivo, ya que ayuda a mantener un equilibro en todo el sistema. Aniquilando esas bacterias malas que obtenemos de los alimentos procesados o con calorías excesivas.

Algunos de los beneficios que proveen los probióticos son:

  • Combaten la diarrea.
  • Combaten la indigestión.
  • Refuerzan y activan el Sistema Inmunológico.
  • Ayudan a controlar a las bacterias dañinas.
  • Reducen la inflamación crónica.

Una buena forma de conseguir probióticos para tu Sistema Digestivo, podría ser en estos alimentos:

  • Vinagre de Manzana.
  • Quesos Fermentados.
  • Olivos en escabeche.
  • Col Fermentada.
  1. Mejora tu posición para ir al baño:

Aunque usted no lo crea, en pleno siglo XXI, la mayoría de los humanos, sobre todo en occidente, no estamos obrando bien.

Científica y naturalmente, debido a la constitución de nuestros cuerpos, estamos diseñados para obrar en cuclillas. Ya que de lo contrario, obrando en una posición de 90º, no se logra expulsar todo lo que hay en el intestino. Y claro que no es conveniente guardar más tiempo del debido nuestros desechos.

Una forma de obrar en la posición adecuada en un excusado normal, es usar un banco lo suficientemente alto como para alzar las piernas, justo frente al excusado, y así lograr la posición adecuada.

Existen ciertos productos en el mercado, fabricados específicamente para la función. Seguro es fácil ordenar un por internet.

  1. No te estreses:

Si piensas comprometerte realmente a mejorar tu salud digestiva, deberás aprender a manejar el estrés como todo un maestro zen. Ya que es un hecho científico, que cuando el cuerpo esta bajo estrés, esto lo interpreta como una situación de peligro. Entonces el cuerpo prefiere ahorrar la energía que debería estarse usando para digerir, ya que el cuerpo no deja de enviar señales que lo hacen tener que estar preparado para correr.

Esto puede desatar problemas de constipación, transito lento, irritación e inflamación. Lo cual puede ser un círculo vicioso ya que el tener problemas digestivos. A cualquiera lo pone de malas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete y recibe el mejor contenido semanalmente!

Obtén tu Recetario completemente ¡GRATIS!

¡Conoce a los ganadores del concurso Slimmer 2018!