El exceso de lácteos puede contribuir a desarrollar el mal de Parkinson.

Tus pacientes pueden padecer Parkinson si consumen esto

El Parkinson es un mal neurodegenerativo que afecta a las células nerviosas en el cerebro que controlan el movimiento.¿Cuántos de nuestros pacientes pudieran llegar a desarrollar el mal de Parkinson en el futuro?

No lo sabemos, pero podemos, desde nuestras consultas a edad temprana, ayudarlos a evitar que padezcan esta enfermedad.

El Parkinson es un mal neurodegenerativo que afecta a las células nerviosas en el cerebro que controlan el movimiento.

Generalmente se da en personas de edad avanzada, mayores de 60 años, y es progresivo.

Sólo 1 persona de cada 10 que sufren Parkinson la padecen antes de los 50 años de edad.

Se estima que alrededor de 6.3 millones de personas en el mundo la padecen y la severidad de los síntomas va avanzando.

La persona comienza con problemas en el movimiento y puede llegar a sufrir depresión, trastornos del sueño y dificultad para hablar o masticar.La persona comienza con problemas en el movimiento y puede llegar a sufrir depresión, trastornos del sueño y dificultad para hablar o masticar.

Por esto, desde la consulta podemos ayudarlos dándoles algunos consejos que pudieran prevenir el desarrollo del Parkinson.

Por ejemplo, se ha descubierto que la mayor ingesta de lácteos aumenta el riesgo de padecer la enfermedad.

Los lácteos son parte importante de las recomendaciones que hacemos a nuestros pacientes, por lo que debemos tener en cuenta este dato en el momento de formular o recomendar las porciones.

Estos alimentos proporcionan una gran cantidad de nutrientes indispensables para el organismo, pero es importante saber cuáles son las porciones adecuadas para cada paciente.

Los lácteos aumentan el riesgo de Parkinson

Un estudio reciente reveló que las personas que consumen un mínimo de 3 porciones de lácteos bajos en grasa a diario tienen una probabilidad 34% mayor de padecer la enfermedad de Parkinson que quienes sólo consumen una porción diaria.

También descubrieron que las personas que consumían más de una porción de leche baja en grasa o desnatada tenían un riesgo 39% mayor de desarrollarla que quienes sólo consumieron una porción semanal.

Los investigadores buscaron la relación entre la leche entera y el riesgo de tener Parkinson, pero no la encontraron.

En este estudio se analizaron 5,830 personas que consumieron un mínimo de 3 porciones de lácteos bajos en grasa por día y el 1% desarrolló Parkinson durante el periodo de investigación.

Por otro lado, 77,864 personas consumieron menos de una porción por día de lácteos bajos en grasa y sólo el 0.6% la padeció.

Conocer esto es importante para nuestra consulta.

Porque muchos de nuestros pacientes creen que pueden consumir más de un producto porque es bajo en grasa.

Se ha descubierto que la mayor ingesta de lácteos aumenta el riesgo de padecer la enfermedad de Parkinson.Sin embargo, muchos de ellos desconocen los riesgos que conlleva para el desarrollo de algunas enfermedades como el Parkinson.

Y es importante que nosotros estemos bien informados para instruirlos y enseñarles a cuidar su salud.

Así podremos ayudarlos a tener una mejor calidad de vida.

Si quieres asesoría sobre éste y otros temas, haz clic aquí.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¡Suscríbete al blog!

Recetario de Cocina en Minutos Delicioso y Saludable

Obtén tu Recetario completemente ¡GRATIS!

¡Conoce a los ganadores del concurso Slimmer 2018!