Estos hábitos podrían estar dañando a tu estómago.

Hábitos que le hacen daño a tu estómago

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

 Un tema que del que he querido escribir desde hace rato: cosas que le hacen mal a tu estómago. Hay ciertas cosas que hacemos que al hacerlas mal o en exceso, nos hacen más mal que bien. Estos son algunas de las cosas que más veo en mi familia y amigos y quiero compartirlas para que puedas evitar situaciones difíciles 🙂

 

  • Estrés. Cuando sentimos mucho estrés, la sangre se apresura a llegar a nuestros órganos vitales para ayudarnos a luchar o huir. La respuesta digestiva no es necesaria por lo que se cierra parcialmente. Sufrir de estrés a largo plazo significa una falta de suministro de sangre a nuestro tracto digestivo y también una falta de secreciones gástricas, lo que nos lleva a una mala salud intestinal. Para combatir los efectos del estrés, intenta darte unos 5 minutos al día para hacer algunas respiraciones profundas.
  • El alcohol mata las bacterias buenas en nuestro intestino, por lo que cambia el ecosistema de nuestro tracto digestivo, y aumenta la acidez. Además, aumenta la permeabilidad intestinal, lo que significa que causa mucha inflamación. La permeabilidad intestinal también significa menos absorción de nutrientes, causando así una falta de alimento vital a las células de su cuerpo.
  • Antibióticos y medicamentos
    A menudo se nos recetan antibióticos para enfermedades comunes como dolores de oído e incluso virus sin saber las repercusiones. Los antibióticos matan las bacterias buenas y malas, al igual que la mayoría de los medicamentos farmacéuticos. Si tomas medicamentos diariamente, o antibióticos más de una vez al año, tendrás que recuperar las bacterias buenas a través de alimentos fermentados y suplementos probióticos. Como quiera es muy necesario que, si te las recetan, te las tomes, tu salud va primero. La solución a esto es: trata de encontrar un BUEN doctor de cabecera.
  • Una dieta sin muchos alimentos fermentados
    ¿De dónde sacamos nuestras bacterias buenas? De alimentos fermentados. Tenemos que comerlos para abastecer nuestro cuerpo de bacterias buenas. Si en nuestra dieta no hay yogur, kéfir, kombucha, chucrut o miso, lo más seguro es que necesitemos aumentar su consumo para asegurarnos de que estemos obteniendo lo que necesitamos.
  • Obsesión por la limpieza
    ¿Traes un desinfectante para manos en tu bolsa o un antibacterial en cada fregadero de la casa? Bueno, el uso excesivo de estos podría no ser realmente bueno. El exceso de desinfección causa una falta de exposición a los microbios que ayudan a crear inmunidad.

Así que ya sabes. Hay que estar al pendiente de nuestras acciones.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete y recibe el mejor contenido semanalmente!

Obtén tu Recetario completemente ¡GRATIS!

¡Conoce a los ganadores del concurso Slimmer 2018!