fbpx
Blog Cambridge Weight Plan Mexico

Factor de la obesidad: la ansiedad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Alguien tiene que hablar de esto. Tenemos un problema, todos estamos conscientes de ello. México ocupa el segundo lugar en obesidad y sobrepeso del mundo. Eso significa que el 71% de las mujeres y el 66% de los hombres mayores de 20 años padecen obesidad y sobre peso (ENSANUT 2012). Pero qué hay detrás de esto…

 

“Hemos vivido una transición epidemiológica en los últimos 30 años. Todavía no derrotábamos a la desnutrición, cuando comenzó a multiplicarse la obesidad, que ya es considerada una enfermedad crónica, sistémica e inflamatoria…” informó la nutrióloga Cecilia García Schinkel.

“Por un lado tiene que ver con el individuo, su genética, gustos y costumbres; tiene que ver también con la organización de la familia y la ciudad en la que vive; con la disponibilidad de alimentos, el precio y la facilidad para prepararlos; con la seguridad pública y la posibilidad de hacer ejercicio en espacios abiertos, y también con las políticas públicas y la normatividad hacia las empresas. Todo esto tardó décadas en configurarse”, dice la directora ejecutiva del ILSI en México.

Entonces estamos de acuerdo de son múltiples los factores que causan la obesidad en las personas, pero hay algo más que eso. Josefina es una mujer de 38 años que en menos de 3 años subió 20 kilos “Como y como todo el día sin parar. Me considero una persona adicta a la comida. Es que es estar en casa quieta y pierdo el control sobre mi misma. Quiero dejar de comer pero no puedo. Luego me siento culpable, pero al día siguiente vuelvo a hacer lo mismo…” comentó Josefina.

Un estudio demostró que el 55% de los pacientes obesos presentó una ansiedad leve; el 40%, de moderada a grave, y un 5% no presentó ansiedad. (Investigadores del Departamento de Medicina Familiar del IMSS)

Incluso, los médicos identificaron otros síntomas de ansiedad relacionados con la obesidad como:

• Humor ansioso

• Tensión

• Trastornos gastrointestinales y del sistema nervioso central

• Alteraciones del ánimo, pensamiento, comportamiento y de actividades fisiológicas.

Pero OJO, no hay que confundirnos; La obesidad no es un trastorno mental, pero algunas de sus características pueden ayudar a comprender más y mejor los trastornos de la alimentación, en este caso, las relaciones de estos con ansiedad y depresión.

¿Cómo saber si sufrimos ansiedad? 

Cuando hablamos de ansiedad es fácil hablar también de adicción. Por ejemplo, muchas personas sienten una necesidad de comer algo dulce a diario, esta adicción evoluciona en un círculo vicioso que termina con la aparición de sobrepeso.

¿Cómo sabemos si estamos comiendo por ansiedad?

El síntoma más claro es la sensación de angustia o ansiedad antes de comer algo (ya sea dulce o no) y la posterior sensación de alivio y confort. Otro de los síntomas para saber si somos “adictos” es estar pensando constantemente en ese producto de repostería que me comería, o en el chocolate que guardamos en un cajón o el pastel que hay en la cocina.

Consejos para tratar la ansiedad y la adicción 

• Comer alimentos ricos en fibra. Los alimentos que contienen altos niveles de fibra resultan saciantes y por lo tanto hacen que tu apetito disminuya. La fibra no solo te da una sensación de saciedad si no que también reduce la absorción de azúcares. Así alimentos como los cereales integrales, el arroz integral, legumbres, frutos secos, algunas frutas (fresa, limón naranja…) son recomendados para tratar de disminuir la sensación de ansiedad por la comida.

• Reduce las calorías de los dulces. Pasar de 100 a 0 sabemos que es complicado. Pero ante la incapacidad de eliminar los dulces de tu dieta puedes optar por reducir las calorías de esos alimentos. Cambia la tableta de chocolate por unas barritas de cereales con algo de chocolate, por ejemplo. Es cuestión de encontrar un sustituto para esos alimentos calóricos que te han causado ansiedad.

En esta línea, se ha demostrado que varios alimentos influyen en el estado de ánimo. La razón la tiene el aminoácido triptófano, presente en muchos alimentos, como por ejemplo el chocolate. Pero no es incompatible consumir alimentos con el aminoácido triptófano dentro de una dieta sana y equilibrada: frutas como el plátano o el kiwi aumentarán tu estado anímico así como los frutos secos, que además se ha demostrado recientemente que son buenos para prevenir la obesidad. Otro de los alimentos, considerado sano y que afectará a tu estado de ánimo son las setas.

De igual manera una de las mejores maneras de combatir la ansiedad es acudir a psicoterapia y hacer ejercicio. Recuerda que no estás solo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete y recibe el mejor contenido semanalmente!

Obtén tu Recetario completemente ¡GRATIS!

¡Conoce a los ganadores del concurso Slimmer 2018!