Snacks saludables este regreso a clases

Cuida la alimentación de tus hijos este regreso a clases

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El regreso de los chicos a la escuela puede significar para muchos padres la preocupación y el desafío de la calidad del menú diario durante las clases. Para evitarte tantas preocupaciones, te daremos consejos para cuidar la alimentación de tus hijos.

Los adultos conscientes de su peso pueden dejar de comer bocados aquí y allá, pero para los niños activos, picotear bocados es parte vital general una dieta sana -siempre y cuando los bocados sean sanos, por supuesto.

Snacks

Los niños necesitan una nutrición casi constante. De hecho, especialistas en nutrición afirman que es imposible que los niños en etapa escolar y de crecimiento consigan todas las calorías y nutrientes necesarios con solo tres comidas diarias.

Por ello es imperativo el uso de barritas de cereal bajas en azúcares y grasas trans (prueba las de quinua, ajonjolí y linaza), nueces, pretzels, quesos y galletas de grano entero, frutas y vegetales como zanahorias y apio con mantequilla de almendras (evita la mantequilla de maní).

Los bocados de este estilo tienen que ser parte de la dieta diaria de los niños. Por eso, ponle especial atención a lo que les pongas en sus loncheras; hazlas nutritivas, coloridas y creativas.

Según especialistas la mayoría de los niños en edad escolar debería consumir por lo menos un snack al día, equivalente al 20 por ciento de sus calorías. Los más pequeños puede que necesiten dos bocados, dependiendo del resto de su alimentación durante el día.

Encontrar snacks saludables

Según afirma el Dr. David Ludwig, especialista en obesidad infantil del Children’s Hospital Boston y autor de Ending the Food Fight, un libro que ayuda a los niños a tener dietas más sanas, el helado está bien de vez en cuando y fuera de la casa. Así, limitará su acceso. De lo contrario, los snacks saludables competirán con el azúcar y las grasas por la atención palatina de los niños.

  • Lee las etiquetas nutricionales y busca alimentos integrales, de grano entero como panes, galletas, pasta y tortillas integrales que, por lo menos, tengan 3 gramos de fibra por porción.
  • Sirve de modelo. No esperes a que tus niños hagan lo que tu no haces. Enséñales con el ejemplo y la moderación, con el balance, consumiendo más vegetales y frutas, y el ejercicio físico.
  • Apunta a más de cinco porciones de frutas y vegetales al día, o por lo menos 2 1/2 tazas de vegetales y 1 1/2 tazas de frutas. Hazlos parte del proceso de compra, selección y cocina. A los niños les encanta ser parte del proceso, tomar decisiones, preparar, probar, y por supuesto, comer.
  • Variar es la mejor manera para que los niños no se aburran y te asegures que obtengan todos los nutrientes que necesiten.
  • Sé tan visual con la comida como puedas; a los niños (y a los grandes también) les fascinan los colores.

Porciones

La etapa escolar de los niños, aseveran especialistas, es fundamental para crear una base de alimentación sólida y sana. Dejando de lado raíces culinarias tradicionales en las cuales muchos usamos como excusa para evadir comer más sano.

Todos los platos, por más tradicionales que sean, pueden transformarse a algo más sano sin perder la sazón ni el sabor.

Pero para que eso suceda, debes comenzar contigo primero. Enséñate y enséñales a tus niños el control de las porciones: evita adoptar en tu casa las porciones abismales de comida que sirven en los restaurantes y evita a toda costa el consumo de gaseosas. Agua, seltzer, leche o jugos naturales (por la mañana) son las mejores opciones.

  • Ten en cuenta que el tiempo clave. Los bocados entre las comidas deben ser servidos 1 1/2 o 2 horas antes de las comidas. De lo contrario, perderán el hambre.
  • Por último sé creativo. Los niños necesitan cambios y les encantan las comidas pequeñas y entre sus comidas, muchas de las cuales se pueden comprar hechas.

Como por ejemplo: sushi, salsa y chips, galletas integrales con jamón y queso (o solo queso), patatitas al horno en lugar de fritas, tortilla de papas, pretzels o zanahorias baby con mantequilla de almendras hacen unos bocaditos deliciosos y super fáciles de tener a mano para servir.

Puedes colocarlos en contenedores divertidos solo para ese propósito para que los niños se acostumbren y organicen mentalmente a buscar por su cuenta sus bocaditos llenos de color y nutrición.

Recuerda, algo de color mezclado con diversión puede convertir la alimentación de tus hijos en un mundo nuevo de snacks para explorar y compartir.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete y recibe el mejor contenido semanalmente!

Obtén tu Recetario completemente ¡GRATIS!

¡Conoce a los ganadores del concurso Slimmer 2018!