Beneficios de la clorofila

Clorofila, milagro biomolecular

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La clorofila es uno de los compuestos químicos fundamentales de todas las plantas. Esta biomolécula no solo es la responsable del color verde que tienen la mayoría de los integrantes del reino vegetal, sino que también es la principal involucrada, junto con la luz, en el proceso de fotosíntesis, por la cual las plantas se nutren.

Una curiosidad de la clorofila es que su estructura molecular se asemeja mucho a la de la sangre.

Los beneficios de la clorofila para la salud

1. La clorofila es una fuente fácilmente digerible de vitaminas y minerales. Apoya la circulación sanguínea, intestino, riñones e hígado. También ayuda a equilibrar nuestro metabolismo.

2. Posee acción antioxidante. También nutre y fortalece los sistemas circulatorio e intestinal. La clorofila disminuye de forma significativa el colesterol y triglicéridos séricos en estudios preliminares en animales.

3. La clorofila y la clorofilina (componente proveniente de la clorofila que, contrario a ella, es soluble en agua) poseen potencial anticarcinogénico y antimutagénico, pueden ayudar a proteger contra algunas toxinas y pueden mejorar los efectos secundarios de algunos fármacos.

4. Es efectiva en la reducción del olor urinario y fecal en algunas circunstancias pueden ayudar a aliviar el restreñimiento.

5. Puede ser beneficioso en el tratamiento de piedras de oxalato cálcico y pueden tener actividad antiaterogénica.

6. La clorofila no está aconsejada en personas con sensibilidad a algún componente de la clorofila.

7. La utilización de este suplemento puede alterar el color de la orina y las heces.

 Es considerada una sustancia milagrosa por la infinidad de propiedades que tiene para nuestro organismo.

Consumir clorofila oxigena y desintoxica el organismo. Aparte de que ayuda a oxigenar la sangre y aumenta la producción de la misma.  Los órganos y sobre todo el corazón se verán muy beneficiados.

Existen diversas formas de consumirla. La más natural de todas es  consumiendo vegetales verdes. Cuanto más verde sea el vegetal, mayor concentración de clorofila tendrá. Algunos de los que aportan mayores cantidades de clorofila son: espinaca, lechuga, acelga, berro, col rizada, rúcula, perejil, cilantro, entre otras.  También las algas, como la espirulina o la chlorella, poseen grandes concentraciones de clorofila. Así como el brote de trigo.

Es posible preparar a diario las que se conocen como bebidas verdes (Green drinks). Es decir batidos de vegetales que podemos consumir para aprovechar las propiedades de la clorofila.

Siempre será mejor que la consumas de forma fresa y natural a través de los vegetales, ya que de esta manera nos liberamos de los procesos de industrialización de la misma.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete y recibe el mejor contenido semanalmente!

Obtén tu Recetario completemente ¡GRATIS!

¡Conoce a los ganadores del concurso Slimmer 2018!