Blog Cambridge Weight Plan Mexico

Cambio de dieta y ejercicio para mejores resultados

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Muchos programas de pérdida de peso dicen que debes centrarte en el cambio de dieta primero, luego el ejercicio. Pero ahora una nueva investigación dice que para los mejores efectos debe hacerse ambas cosas al mismo tiempo.

La mayoría de la gente sabe que la clave para mantener el peso bajo control y estar en buen estado de salud es comer bien y hacer ejercicio con regularidad. Pero millones tienen dificultades para hacerlo, e incluso para decidir cuál de ellos hará primero.

Puede ser particularmente útil iniciar ambos al mismo tiempo. Pero, si tienes que empezar con uno, considera comenzar con la actividad física en primer lugar.

Expertos en la alimentación examinaron los estudios publicados en la fabricación de más de un cambio de hábitos de salud y encontraron resultados contradictorios. Además, no muchos han visto lo que sucede cuando las personas tratan de cambiar más de un hábito de salud al mismo tiempo. Así que decidieron hacer su propia investigación sobre el efecto de cambiar la dieta y el ejercicio juntos.

Además, también querían ver a un grupo en particular. Las personas que dicen que sus vidas están demasiado ocupadas, que no tienen suficiente tiempo para pensar acerca de cómo cambiar la dieta y el ejercicio. Pensaron que si podían encontrar algo que funcionara para este grupo, entonces podría funcionar para los demás también.

Para el estudio se reclutaron 200 participantes de 45 años o más que no estaban haciendo ejercicio regular y no comían muy sano.

Se asignó aleatoriamente a los participantes a uno de cuatro grupos de asesoría telefónica. Un grupo tuvo sesiones telefónicas con un entrenador que les ayudó a realizar cambios en la dieta y el ejercicio al mismo tiempo. Un segundo grupo recibió entrenamiento telefónica que animaba a cambiar de dieta primero y no abordar el ejercicio hasta unos meses más tarde. Mientras que un tercer grupo recibió entrenamiento que asesoró a la inversa. El ejercicio primero, cambiar la dieta más tarde.

El cuarto grupo actuó con más control. No se les dio ningún entrenamiento sobre la dieta y el ejercicio. Pero si recibieron asesorías sobre la forma de manejar el estrés. El éxito se comparó a este grupo.

Los cuatro grupos fueron seguidos durante 12 meses…

La directiva nacional de EE.UU. asegura que  para una dieta saludable regular, se debe comer de cinco a nueve porciones de frutas y verduras al día y las calorías de las grasas saturadas que garanticen que son menos del 10% de la ingesta total.

La directiva nacional de EE.UU. sugiere para el ejercicio regular, hacer al menos 150 minutos por semana de actividad moderada. Por ejemplo, caminar durante media hora en 5 días a la semana. Serán mejores resultados cuando la dieta y el ejercicio puedan abordarse al mismo tiempo.

Los resultados mostraron que aquellos que comenzaron con cambios en la dieta les fue bien en el cumplimiento de las directrices nacionales para la dieta, pero no cumplió con los objetivos del ejercicio.

El grupo que comenzó con los cambios de ejercicio hizo un buen trabajo. Tanto el ejercicio y metas de la dieta. Pero el grupo más exitoso fue el que cambió la dieta y hábitos de ejercicio al mismo tiempo. A pesar del reto de hacer varios cambios a un estilo de vida agitado.

Los dos cambios en el estilo de vida, la dieta y el ejercicio, presentan diferentes retos para la gente ocupada. Los cambios en la dieta son probablemente más fáciles de manejar el horario porque no tienes que encontrar tiempo extra, ya que tienes que encontrar tiempo para comer. Y que se acaba de sustituir un tipo de alimento a otro.

Sin embargo, encontrar tiempo para hacer ejercicio durante 150 minutos a la semana en un apretado programa de trabajo es más que un reto. Incluso el grupo más exitoso, el que logró alcanzar tanto los cambios en la dieta y el ejercicio en conjunto, tuvo problemas con el segundo. Al principio, la meta de actividad física se quedó atrás. Pero en el transcurso de un año lo hicieron finalmente logrando llegar a 150 minutos a la semana de actividad moderada regular.

Asesoría telefónica podría ser factor clave

El estilo y la calidad del entrenamiento es probablemente un factor clave. Investigadores dicen que esto puede ayudar a explicar la alta tasa de retención de los participantes en el estudio.

Los entrenadores se reunieron con los participantes al inicio del estudio. Luego llamaban a cada uno de ellos una vez al mes durante una sesión de entrenamiento de teléfono que duró no más de 40 minutos. A veces, sólo 10 a 15 minutos. Los entrenadores proporcionan asesoramiento y apoyo en la dieta y el ejercicio.

La asesoría telefónica parece ser una buena opción para las personas con un cierto estilo de vida. Es conveniente y flexible. Puede proporcionar asesoramiento personalizado para ayudar a las personas cuyos horarios y las presiones hacen que sea muy difícil cambiar los hábitos de toda una vida.

Estos comportamientos de salud no son cosas que cambian a lo largo de un período de seis semanas. Son cosas que las personas lidian con toda su vida. Por lo que el desarrollo de ‘toques’ de asesoramiento y apoyo de una manera costo-eficiente es cada vez más importante.

También señalan que los participantes en el estudio no estaban activamente tratando de perder peso, sólo querían desarrollar hábitos saludables.

El equipo ahora planea repetir el estudio con los participantes que están tratando activamente de perder peso.

En otro estudio reciente con voluntarios con sobrepeso, pero por lo demás sanos, investigadores han encontrado que el ejercicio aeróbico, como correr, caminar y nadar es mejor en la eliminación de grasa que el entrenamiento de resistencia o con pesas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete y recibe el mejor contenido semanalmente!

Obtén tu Recetario completemente ¡GRATIS!

¡Conoce a los ganadores del concurso Slimmer 2018!