Identifica desordenes alimenticios

¿Cómo identificar Trastornos de la Conducta Alimentaria?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Los Trastornos de la Conducta Alimentaria son una serie de trastornos relacionados con la comida, en estos se pueden presentar consecuencias físicas y psicológicas.

Existen varios trastornos alimenticios, pero los más comunes son la anorexia y la bulimia, ya que son las enfermedades que tienen más difusión y propaganda tanto en los medios de comunicación, como en el ámbito de salud para lograr su prevención.

La anorexia fue descrita por primera vez por Lasegue en 1873, ya que hizo mención a un trastorno que tenía por características una extrema delgadez y amenorrea. Más tarde en 1874, Gull lo denominó “Anorexia Nerviosa”, significando así una perdida nerviosa del apetito.

En estas definiciones del trastorno de la anorexia nerviosa, se hace hincapié en el rechazo de la comida como componente principal de la enfermedad; ahora se sabe que no solamente se trata de rechazar la comida, sino que este padecimiento trae consigo una serie de trastornos psicológicos.

Existe también el trastorno denominado bulimia nerviosa, el cual en 1979, se empezó a tomar como una variante de la anorexia nerviosa ya que Rusell observó en alguno de sus pacientes, tres factores principales:

  • Un impulso poderoso hacia la comida que trae consigo un episodio de exceso de alimentación.
  • Inducir el vómito para evitar engordar.
  • Un temor exagerado a engordar.

Hay varios factores que provocan la aparición de los trastornos alimenticios, los más destacados son los siguientes:

  • Los medios de comunicación
  • El impacto de los anuncios publicitarios
  • Actitudes familiares en cuanto al aspecto físico y la comida
  • Presión social por ser delgado y de buen aspecto físico
  • Abuso físico y sexual

Criterios

En las personas que sufren un trastorno alimenticio se presentan una serie de comportamientos característicos, por ejemplo, en la anorexia se pueden tomar los criterios que marca el DSM-IV, para considerarla como una enfermedad. Este manual declara que en la anorexia nerviosa intervienen los siguientes factores:

  • Rechazo a mantener el peso corporal por encima del mínimo normal según la edad y la estatura.
  • Un miedo excesivo a engordar aún y cuando su peso sea por debajo del normal.
  • Negación de su bajo peso corporal.
  • Amenorrea.

Por otro lado, en la bulimia nerviosa, el DSM-IV da las siguientes características:

  • Episodios recurrentes de comida excesiva y compulsiva. Un episodio de comida compulsiva se da en un periodo de tiempo en donde la enferma consume alimentos en cantidades muy superiores a los que una persona sana consume.
  • Sensación de falta de control de consumo de alimentos durante los episodios.
  • Uso de conductas compensatorias para evitar sobrepeso.
  • Presentar una media mínima de dos episodios de comida excesiva y compulsiva y dos conductas compensatorias por semana durante tres meses por lo menos.

Otro trastorno que presenta ciertas características recurrentes es el de la ingesta compulsiva, se identifica por comer independientemente de las necesidades del cuerpo. Las personas que lo padecen no tienden a purgarse como en la enfermedad de la bulimia, pero siempre se encuentran haciendo dietas y ayunan en las épocas que pierden el control de su ingesta.

Otros TCA diferentes de la anorexia y la bulimia

Existen otros trastornos alimenticios que no son tan comunes de ver o identificar porque no se les ha dado la propaganda suficiente ni se han hecho campañas de salud contra estos.

Por ejemplo, el trastorno por atracón, donde la persona tiene un periodo de ingesta excesiva al borde de sentir que el estómago le va a estallar y no para de comer; cuando ya no puede más, lo vomita todo y ya con espacio disponible en su estómago sigue comiendo.

La vigorexia es otro trastorno aunque no propiamente alimenticio, está relacionado por lo que conlleva en sí esta enfermedad, pero es un comportamiento presente en aquellas personas que padecen anorexia y bulimia o también suele presentarse por sí solo. Es más frecuente en hombres que en mujeres y se caracteriza por querer mantenerse delgado a través del ejercicio. El objetivo de estas personas es alcanzar una determinada masa muscular mucho mayor a la que ya tienen. El tiempo que le dedican al ejercicio, en ocasiones se ve afectado ya que no quieren interrumpir su rutina de ejercicios. Además presentan alteraciones en su imagen corporal, se creen más delgados de lo que son, inclusive pueden llegar a presentar conductas inadecuadas como una mala alimentación o el consumo de fármacos dañinos para la salud como los esteroides.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete y recibe el mejor contenido semanalmente!

Obtén tu Recetario completemente ¡GRATIS!

¡Conoce a los ganadores del concurso Slimmer 2018!