¿Cómo bajar de peso rápido?

¿Qué es la alimentación emocional ?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Comer por estrés es consumir alimentos en respuesta a tus sentimientos, especialmente cuando no tiene hambre.

El comer por estrés a veces también se llama comer emocionalmente.

Comer emocionalmente significa que tus emociones – no tu cuerpo – dictan cuándo y cuánto comes.

A veces, los antojos más fuertes de comida golpean cuando estás en tu punto más débil emocionalmente.

Puedes recurrir a la comida para sentirte cómodo – consciente o inconscientemente – cuando te enfrentas a un problema difícil, cuando te sientes estresado o incluso cuando te siente aburrido.

Cómo bajar de peso rápido

La alimentación emocional no se puede llenar con comida.

Comer puede sentirse bien en el momento, pero los sentimientos que desencadenaron la ingesta de alimentos todavía están presentes.

Y a menudo te sientes peor de lo que te sentías antes debido a las calorías innecesarias que acabas de consumir.

La diferencia entre la alimentación emocional y el hambre física

La alimentación emocional puede ser poderosa, así que es fácil confundirla con el hambre física.

Pero hay pistas que puedes buscar para ayudarte a distinguir entre el hambre física y emocional.

Cómo bajar de peso rápido

El hambre emocional aparece de repente.

Te golpea en un instante y se siente abrumador y urgente. El hambre física, por otro lado, aparece más gradualmente.

La necesidad de comer no se siente tan grave ni exige satisfacción instantánea (a menos que no hayas comido durante mucho tiempo).

La alimentación emocional ansía alimentos reconfortantes específicos. Cuando tienes hambre física, casi cualquier cosa suena bien, incluyendo cosas saludables como las verduras.

Pero la alimentación emocional ansía comida chatarra o bocadillos azucarados que le proporcionen un impulso instantáneo.

Sientes que necesitas pastel de queso o pizza, pero nada de esto sirve para lograr terminar con tu hambre.

La alimentación emocional a menudo lleva a comer sin sentido. Antes de que te des cuenta, te has comido una bolsa entera de papas fritas o un bote entero de nieve.

Cuando estás comiendo en respuesta al hambre física, normalmente está más consciente de lo que está haciendo.

La alimentación emocional no se satisface una vez que estás lleno. Sigues queriendo más y más, a menudo comiendo hasta que te sientes incómodo.

El hambre física, por otro lado, te sientes satisfecho cuando su estómago está lleno.

La alimentación emocional no se encuentra en el estómago. En lugar de un vientre que gruñe o una punzada en el estómago, sientes tu hambre como un antojo que no puede salir de tu cabeza.

La alimentación emocional a menudo lleva al arrepentimiento, la culpa o la vergüenza.

Cuando comes para satisfacer el hambre física, es poco probable que te sientas culpable o avergonzado porque simplemente le está dando a su cuerpo lo que necesita.

Si te sientes culpable después de comer, es probable que sea porque en el fondo sabes que no estás comiendo por razones nutricionales.

3 maneras de dejar de comer por la alimentación emocional

Hay diferentes maneras de controlar la alimentación emocional y convertir su estrés en una experiencia más positiva.

Pero los tres métodos requieren que examines y cambies tus hábitos. Por lo tanto, necesitas estar comprometido si quieres dejar de comer por estrés para siempre.

Encuentre la fuente del estrés

Muchas personas tienen desencadenantes del estrés que les hacen comer. Tal vez hay problemas en las relaciones que causan dolor.

O quizás el estrés familiar o laboral se ha salido de control. Si puedes identificar tus desencadenantes, entonces puede tomar medidas activas para enfrentar el estrés antes de que se salga de control.

Entonces, ¿cómo encuentras los detonadores? Llevar un diario de la pérdida de peso ayuda.

Llévalo contigo en tu maletín y anota en él a lo largo del día. Escribe lo que comes y cómo te sentiste cuando te lo comiste.

Además, toma notas sobre las personas que te rodean cuando estás comiendo. Éstos pueden proporcionar pistas sobre los factores desencadenantes.

Encuentra nuevas formas de aliviar el estrés

Una vez que sepas qué te hace comer de más, establece sistemas saludables para evitar comer en esas situaciones.

Por ejemplo, si tu ambiente de trabajo es estresante. Dile a un amigo que camine contigo durante la hora de la comida y promover la actividad saludable.

¿Te estresas en casa? Establezca un pequeño espacio de meditación o un rincón tranquilo donde pueda relajarse o respirar profundamente.

Si la escuela es una fuente de estrés, busca grupos comunitarios que compartan tu interés o inscribete a una actividad deportiva.

Cómo bajar de peso rápido

Obtén ayuda para el estrés emocional

Si tus propios métodos no detienen el estrés de comer, no tengas miedo de pedir ayuda.

Muchos trabajadores sociales y psicólogos están entrenados específicamente para tratar con gente víctima sus emociones y encontrar soluciones para frenar este hábito.

Un profesional capacitado puede ayudarte a establecer límites con personas que le causan estrés o a cambiar tu entorno para mejorarlo.

Él o ella también puede ser capaces de abordar los problemas que te hacen comer a cada momento o correr al refrigerador cuando tienes un antojo.

¿Cómo practicar la alimentación consciente?

Comer mientras estás haciendo otras cosas, como ver la televisión, manejar o jugar con tu teléfono, puede impedir que disfrutes plenamente de tu comida.

Puesto que tu mente está en otra parte, es posible que no te sientas satisfecho o continúes comiendo aunque ya no tengas hambre.

Comer con más atención puede ayudarte a enfocar tu mente en tu comida y en el placer de una comida y frenar la sobrealimentación.

Come tus comidas en un lugar tranquilo y sin distracciones, aparte de tus acompañantes.

Antes de empezar a comer, tómate un momento para considerar lo que se necesita para producir la comida, desde el granjero, pasando por el tendero, hasta el cocinero.

Trata de comer con tu mano no dominante o usa palillos en lugar de un cuchillo y un tenedor.

Comer de una manera tan poco familiar puede ralentizar la rapidez con la que se come y asegurar que la mente se mantenga centrada en la comida.

Permítete darte suficiente tiempo para no tener que apresurar su comida. Fije un temporizador de 20 minutos y come a tu ritmo para pasar al menos ese tiempo comiendo.

Tome pequeños bocados y mastícalos bien, tomando tiempo para notar los diferentes sabores y texturas de cada bocado.

Ponga sus utensilios en la mesa entre bocados. Tómte tu tiempo para considerar cómo se siente – hambriento, saciado- antes de volver a recoger sus utensilios.

Trata de dejar de comer antes de estar lleno. Toma tiempo para que la señal llegue a tu cerebro y te diga que ya has tenido suficiente.

Cuando haya terminado tu comida, tómate unos minutos para evaluar si realmente todavía tiene hambre antes de optar por una porción extra o postre.

Si quieres más información sobre temas de nutrición y salud, o necesitas una asesoría para encontrar el plan alimenticio más saludable que te ayude a bajar de peso, haz clic aquí.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete y recibe el mejor contenido semanalmente!

Obtén tu Recetario completemente ¡GRATIS!

¡Conoce a los ganadores del concurso Slimmer 2018!