Cómo mejorar la concentración

7 hacks para mejorar tu concentración solo con dieta

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Te sientes con la cabeza aturdida después del mediodía en la oficina o simplemente tienes problemas para concentrarte al trabajo? Probablemente quieras mejorar tu concentración.

Los problemas de atención cada vez afectan a mucha gente impidiéndoles disfrutar sus días y también afectar sus habilidades de trabajo negativamente.

Por suerte, hemos descubierto algunas maneras de aumentar la concentración para tu trabajo. Todo a través de una dieta.

Cómo mejorar tu concentración con dieta

Dormir bien es uno de los aspectos más importantes para la concentración y las funciones cognitivas. De esta manera aseguramos que funcionen durante el día, pero a veces con suficiente descanso no basta. Una dieta poco saludable y malas elecciones de comida pueden llevarte a desarrollar problemas de concentración día a día.

Vamos a arreglar esto.

Escogiendo comidas enteras, comida fresca y comida sin muchos aditivos es uno de os primeros pasos para mejorar nuestra concentración, pero más allá de estos consejos, necesitas prestar mucha atención a tus tiempos de comida.

Debes estar consciente del consumo de azúcar y sodio y procura escoger las comidas más optimas durante el día. Hasta las bebidas que escoges afectan y son importantes a la hora de aumentar tu concentración.

Con todo lo que te hemos dichos en tu cabeza, mira estos 7 hacks para aumentar tu concentración.

1.- Disfruta de una buena taza de café a la mejor hora

Hay investigaciones que proponen que tomar café a la hora ideal te beneficia y puedes concentrarte con mayor facilidad.

La hora ideal se estima que es entre las 9:00 a.m. y las 11:00 a.m. pues te ayuda a tener ese impulso de energía y te permitirá rendir hasta la tarde y buena parte de la noche.

2.- Elige bebidas libres de cafeína para la mayor parte del día

Si el café te hace estragos o si quieres una bebida que te mantenga concentrado el resto del día, como el té de menta, o té verde. Todos estos contienen propiedades que ayudan a la concentración

Además, el té de menta, por ejemplo, reduce el estrés y te ayuda con problemas de digestivos y de dolor de cabeza.

3.- Come un desayuno rico en fibra

Como la fibra se digiere de manera más lenta en el cuerpo, este se mantiene lleno por más tiempo y el azúcar de la sangre se mantiene estable. Intenta comer al menos 10 gramos de fibra para el desayuno y veras que te mantendrás satisfecho.

Una falta de azúcar en la sangre es uno de los principales responsables de los problemas de atención y es suficiente para tratar la dieta.

Así sea consumiendo un tazón de avena, un smoothie verde bajo en azúcar o un pan integral tostado te puede dar más energía por lo tanto estarás más concentrado.

4.- Come Almendras como botana

Con una onza de almendras (unas 22 semillas) puedes recibir la porción perfecta de proteínas, grasas buenas y fibra. Por esto es una opción de botana que mejora tu concentración y hasta tu humor.

Las almendras son una fuente de magnesio que se ha demostrado que mejorara la energía y la concentración.

5.- Consume 1 taza de moras frescas o congeladas diariamente

Se ha demostrado que las moras azules previenen el riesgo de padecer Alzheimer, además de mejorar la memoria, concentración y mejora el humor de la gente.

Todo tipo de moras son ricas en antioxidantes, fibra y Vitamina C y ayudan a reducir los niveles de estrés. Son el remplazo perfecto de las comidas con mucho azúcar, que lejos de beneficiar tu concentración la dispersan.

6.- Consume verde

¿Sabías que los alimentos verdes mejoran las funciones del cerebro y ayudan a la concentración? Pues sí, contienen fóliate, una importante vitamina B que ayuda a la gente a concentrarse más fácilmente.

Espinacas, lechuga y más. Son las opciones que no pueden faltar en tu dieta para mantener una concentración en horas de trabajo.

7.- Espacia bien tus comidas

Otra manera de mantener el enfoque al trabajar es darle suficiente espacio entre comidas.

Brincarte el desayuno y comer un almuerzo muy cargado no servirá de nada, por lo tanto, asegúrate de comer un desayuno que sea rico en fibra y toma un almuerzo similar en tamaño a tu desayuno, unos 3 o 4 horas después.

Espaciar bien tus comidas durante el día asegura que tus niveles de azúcar estén estables y te permite concentrarte más.

Ahora que conoces estos 7 hacks para aumentar tu concentración dales una oportunidad y disfruta los resultados.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete y recibe el mejor contenido semanalmente!

Obtén tu Recetario completemente ¡GRATIS!

¡Conoce a los ganadores del concurso Slimmer 2018!